martes, 19 de enero de 2010

Instrucción Española de hormigón estructurado - CONTROL DE MATERIALES



CONTROL DE MATERIALES

Artículo 81º Control de los componentes del hormigón
En el caso de hormigones fabricados en central, ya sea de hormigón preparado o
central de obra, cuando disponga de un Control de Producción según Orden del Ministro de
Industria y Energía de fecha 21 de diciembre de 1995 y Disposiciones que la desarrollan. Dicho
control debe estar en todo momento claramente documentado y la correspondiente
documentación estará a disposición de la Dirección de Obra y de los Laboratorios que
eventualmente ejerzan el control externo del hormigón fabricado.
El control de los componentes del hormigón se realizará de la siguiente manera:
a) Si la central dispone de un Control de Producción y está en posesión de un Sello o
Marca de Calidad, oficialmente reconocido por un Centro Directivo de las
Administraciones Públicas (General del Estado o Autonómicas), con competencias en
el campo de la construcción (obras públicas o edificación), no es necesario el control de
recepción en obra de los materiales componentes del hormigón.
Los referidos Centros Directivos remitirán a la Secretaría General Técnica del Ministerio
de Fomento, por cada semestre natural cerrado, la relación de centrales con Sello o
Marca de Calidad por ellos reconocidos, así como los retirados o anulados, para su
publicación.
b) Si el hormigón, fabricado en central, está en posesión de un distintivo reconocido o un
certificado CC-EHE, ambos en el sentido expuesto en el Artículo 1º, no es necesario el
control de recepción en obra de sus materiales componentes.
Los hormigones fabricados en centrales, en las que su producción de hormigón esté en
posesión de un distintivo reconocido o un certificado CC-EHE, ambos en el sentido
expuesto en el Artículo 1ª, tendrán la misma consideración, a los efectos de esta
Instrucción que los hormigones fabricados en centrales que estén en posesión de un
Sello o Marca de Calidad en el sentido expuesto en a).
c) En otros casos, no contemplados en a) ó b), se estará a lo dispuesto en los apartados
siguientes de este Artículo
81.1 Cemento
La recepción del cemento se realizará de acuerdo con lo establecido en la vigente
Instrucción para la Recepción de Cementos, entendiéndose que los beneficios que en ella se
otorgan a los Sellos o Marcas de Calidad oficialmente reconocidos se refieren exclusivamente a
los distintivos reconocidos y al certificado CC-EHE, ambos en el sentido expuesto en el Artículo

En cualquier caso el responsable de la recepción del cemento en la central
de hormigonado u obra, deberá conservar durante un mínimo de 100 días una muestra de
cemento de cada lote suministrado.
81.1.1 Especificaciones
Son las del Artículo 26º de esta Instrucción más las contenidas en el Pliego de
Prescripciones Técnicas Particulares.
XV-2
No podrán utilizarse lotes de cemento que no lleguen acompañadas del certificado de
garantía del fabricante, firmado por una persona física, según lo prescrito en 26.2.
81.1.2 Ensayos
La toma de muestras se realizará según se describe en la vigente Instrucción para la
Recepción de Cementos.
Antes de comenzar el hormigonado, o si varían las condiciones de suministro, y cuando
lo indique la Dirección de Obra se realizarán los ensayos físicos, mecánicos y químicos
previstos en la Instrucción antes citada, además de los previstos, en su caso, en el Pliego de
Prescripciones Técnicas Particulares, más los correspondientes a la determinación de ión Cl-,
según el Artículo 26º.
Al menos una vez cada tres meses de obra, y cuando lo indique la Dirección de Obra,
se comprobarán: componentes del cemento, principio y fin de fraguado, resistencia a
compresión y estabilidad de volumen, según las normas de ensayo establecidas en la referida
Instrucción.
Cuando al cemento pueda eximirsele, de acuerdo con lo establecido en la vigente
Instrucción para la Recepción de Cementos y en 81.1, de los ensayos de recepción, la
Dirección de Obra podrá, asimismo eximirle, mediante comunicación escrita, de las exigencias
de los dos parrafos anteriores, siendo sustituidas por la documentación de identaficación del
cemento y los resultados del autocontrol que se posean.
En cualquier caso deberán conservarse muestras preventivas durante 100 días.
81.1.3 Criterios de aceptación o rechazo
El incumplimiento de alguna de las especificaciones, salvo demostración de que no
supone riesgo apreciable tanto desde el punto de vista de las resistencias mecánicas como del
de la durabilidad, será condición suficiente para el rechazo de la partida de cemento.
81.2 Agua de amasado
81.2.1 Especificaciones
Son las del Artículo 27º más las contenidas, en su caso, en el Pliego de Prescripciones
Técnicas Particulares.
81.2.2 Ensayos
Cuando no se posean antecedentes de su utilización en obras de hormigón, o en caso
de duda, se realizarán los ensayos citados en el Artículo 27º.
81.2.3 Criterios de aceptación o rechazo
El incumplimiento de las especificaciones será razón suficiente para considerar el agua
como no apta para amasar hormigón, salvo justificación técnica documentada de que no
perjudica apreciablemente las propiedades exigibles al mismo, ni a corto ni a largo plazo.
XV-3
81.3 Áridos
81.3.1 Especificaciones
Son las del Artículo 28º más las contenidas, en su caso, en el Pliego de Prescripciones
Técnicas Particulares.
81.3.2 Ensayos
Antes de comenzar la obra, siempre que varíen las condiciones de suministro, y si no se
dispone de un certificado de idoneidad de los áridos que vayan a utilizarse emitido como
máximo un año antes de la fecha de empleo por un laboratorio oficial u oficialmente acreditado,
se realizarán los ensayos de identificación mencionados en 28.1. y los correspondientes a las
condiciones físico-químicas, físico-mecánicas y granulométricas, especificados en 28.3.1,
28.3.2 y 28.3.3.
Se prestará gran atención durante la obra al cumplimiento del tamaño máximo del árido,
a la constancia del módulo de finura de la arena y a lo especificado en 28.2. y 28.3.1. En caso
de duda se realizarán los correspondientes ensayos de comprobación.
81.3.3 Criterios de aceptación o rechazo
El incumplimiento de las prescripciones de 28.1, o de 28.3, es condición suficiente para
calificar el árido como no apto para fabricar hormigón, salvo justificación especial de que no
perjudica apreciablemente las propiedades exigibles al mismo, ni a corto ni a largo plazo.
El incumplimiento de la limitación de 28.2, hace que el árido no sea apto para las piezas
en cuestión. Si se hubiera hormigonado algún elemento con hormigón fabricado con áridos en
tal circunstancia, deberán adoptarse las medidas que considere oportunas la Dirección de Obra
a fin de garantizar que, en tales elementos, no se han formado oquedades o coqueras de
importancia que puedan afectar a la seguridad o durabilidad del elemento.
81.4 Otros componentes del hormigón
81.4.1 Especificaciones
Son las del Artículo 29º más las que pueda contener el Pliego de Prescripciones
Técnicas Particulares.
No podrán utilizarse aditivos que no se suministren correctamente etiquetados y
acompañados de la garantía del fabricante, firmado por una persona física, según lo prescrito
en 29.1.
En el caso de hormigón armado o en masa, cuando se utilicen cenizas volantes o humo
de sílice, se exigirá el correspondiente certificado de garantía emitido por un laboratorio oficial u
oficialmente acreditado con los resultados de los ensayos prescritos en 29.2.
81.4.2 Ensayos
a) Antes de comenzar la obra se comprobará en todos los casos el efecto de los aditivos
sobre las características de calidad del hormigón. Tal comprobación se realizará
mediante los ensayos previos del hormigón citados en el Artículo 86º. Igualmente se
XV-4
comprobará, mediante los oportunos ensayos realizados en un laboratorio oficial u
oficialmente acreditado, la ausencia en la composición del aditivo de compuestos
químicos que puedan favorecer la corrosión de las armaduras y se determinará el pH y
residuo seco según los procedimientos recogidos en UNE 83210:88 EX, 83227:86 y
UNE EN 480-8:97.
Como consecuencia de lo anterior, se seleccionarán las marcas y tipos de aditivos
admisibles en la obra. La constancia de las características de composición y calidad
serán garantizadas por el fabricante correspondiente.
b) Durante la ejecución de la obra se vigilará que los tipos y marcas del aditivo utilizado
sean precisamente los aceptados según el párrafo anterior.
c) Por lo que respecta a las adiciones, antes de comenzar la obra se realizarán en un
laboratorio oficial u oficialmente acreditado los ensayos citados en los artículos 29.2.1 y
29.2.2. La determinación del índice de actividad resistente deberá realizarse con
cemento de la misma procedencia que el previsto para la ejecución de la obra.
d) Al menos una vez cada tres meses de obra se realizarán las siguientes
comprobaciones sobre las adiciones: trióxido de azufre, pérdida por calcinación y finura
para las cenizas volantes, y pérdida por calcinación y contenido de cloruros para el
humo de sílice, con el fin de comprobar la homogeneidad del suministro.
81.4.3 Criterios de aceptación o rechazo
El incumplimiento de alguna de las especificaciones será condición suficiente para
calificar el aditivo o la adición como no apto para agregar a hormigones.
Cualquier posible modificación de las características de calidad del producto que se
vaya a utilizar, respecto a las del aceptado en los ensayos previos al comienzo de la obra,
implicará su no utilización, hasta que la realización con el nuevo tipo de los ensayos previstos
en 81.4.2 autorice su aceptación y empleo en la obra.
Artículo 82º Control de la calidad del hormigón
El control de la calidad del hormigón comprenderá normalmente el de su resistencia,
consistencia y durabilidad, con independencia de la comprobación del tamaño máximo del
árido, según 81.3, o de otras características especificadas en el Pliego de Prescripciones
Técnicas Particulares.
El control de calidad de las características del hormigón se realizará de acuerdo con lo
indicado en los Artículos 83º a 89º siguientes. La toma de muestras del hormigón se realizará
según UNE 83300:84.
Además, en el caso de hormigón fabricado en central, se comprobará que cada
amasada de hormigón esté acompañada por una hoja de suministro debidamente
cumplimentada de acuerdo con 69.2.9.1 y firmada por una persona física.
Las hojas de suministro, sin las cuales no está permitida la utilización del hormigón en
obra, deben ser archivadas por el Constructor y permanecer a disposición de la Dirección de la
Obra hasta la entrega de la documentación final de control.
Artículo 83º Control de la consistencia del hormigón
83.1 Especificaciones
La consistencia será la especificada en el Pliego de Prescripciones Técnicas
Particulares, o la indicada, en su momento, por la Dirección de Obra, de acuerdo con 30.6,
XV-5
tanto para los hormigones en los que la consistencia se especifica por tipo o por el asiento en
cono de Abrams.
83.2 Ensayos
Se determinará el valor de la consistencia, mediante el cono de Abrams de acuerdo con
UNE 83313:90.
- Siempre que se fabriquen probetas para controlar la resistencia.
- En los casos previstos en 88.2. de esta Instrucción (control reducido).
- Cuando lo ordene la Dirección de Obra.
83.3 Criterios de aceptación o rechazo
Si la consistencia se ha definido por su tipo, la media aritmética de los dos valores
obtenidos según UNE 83313:90 tiene que estar comprendida dentro del intervalo correspondiente.
Si la consistencia se ha definido por su asiento, la media de los dos valores debe estar
comprendida dentro de la tolerancia.
El incumplimiento de las condiciones anteriores implicará el rechazo automático de la
amasada correspondiente y la corrección de la dosificación.
Artículo 84º Control de la resistencia del hormigón
Independientemente de los ensayos de control de materiales componentes y de la
consistencia del hormigón a que se refieren los Artículos 81º y 83º, respectivamente y los que
puedan prescribirse en el Pliego de Prescripciones Técnicas Particulares, los ensayos de
control de la resistencia del hormigón previstos en esta Instrucción con carácter preceptivo, son
los indicados en el Artículo 88º.
Otros tipos de ensayos son los llamados de Información Complementaria, a los que se
refiere el Artículo 89º.
Finalmente, antes del comienzo del hormigonado puede resultar necesaria la
realización de ensayos previos o ensayos característicos, los cuales se describen en los
Artículos 86º y 87º respectivamente.
Los ensayos previos, característicos y de control, se refieren a probetas cilíndricas de
15 x 30 cm, fabricadas, curadas y ensayadas a compresión a 28 días de edad según UNE
83301:91, UNE 83303:84 y UNE 83304:84.
Artículo 85º Control de las especificaciones relativas a la durabilidad del
hormigón
A efectos de las especificaciones relativas a la durabilidad del hormigón, contenidas en
la Tabla 37.3.2.a, se llevarán a cabo los siguientes controles:
a) Control documental de las hojas de suministro, con objeto de comprobar el
cumplimiento de las limitaciones de la relación a/c y del contenido de cemento
especificados en 37.3.2.
b) Control de la profundidad de penetración de agua, en los casos indicados en 37.3.2, y
de acuerdo con el procedimiento descrito en 85.2.
XV-6
85.1 Especificaciones
En todos los casos, con el hormigón suministrado se adjuntará la hoja de suministro o
albarán en la que el suministrador reflejará los valores de los contenidos de cemento y de la
relación agua/cemento del hormigón fabricado en la central suministradora, conforme a lo
indicado en 69.2.9.1. Además, para el caso de hormigón no fabricado en central, el fabricante
de éste aportará a la Dirección de Obra registros análogos, firmados por persona física, que
permitan documentar tanto el contenido de cemento como la relación agua/cemento.
El control de la profundidad de penetración de agua se realizará para cada tipo de
hormigón (de distinta resistencia o consistencia) que se coloque en la obra, en los casos
indicados en 37.3.2, así como cuando lo disponga el Pliego de Prescripciones Técnicas
Particulares o cuando lo ordene la Dirección de Obra.
85.2 Controles y ensayos
El control documental de las hojas de suministro se realizará para todas las amasadas
del hormigón que se lleven a cabo durante la obra. El contenido de las citadas hojas será
conforme a lo indicado en 69.2.9.1 y estará en todo momento a disposición de la Dirección de
Obra.
El control de la profundidad de penetración de agua se efectuará con carácter
previo al inicio de la obra, mediante la realización de ensayos según UNE 83309:90 EX, sobre
un conjunto de tres probetas de un hormigón con la misma dosificación que el que se va a
emplear en la obra. La toma de muestras se realizará en la misma instalación en la que va a
fabricarse el hormigón durante la obra. Tanto el momento de la citada operación, como la
selección del laboratorio encargado para la fabricación, conservación y ensayo de estas
probetas deberán ser acordados previamente por la Dirección de Obra, el Suministrador del
hormigón y el Usuario del mismo.
En el caso de hormigones fabricados en central, la Dirección de Obra podrá eximir de la
realización de estos ensayos cuando el suministrador presente, previamente al inicio de la obra,
una documentación que permita el control documental de la idoneidad de la dosificación a
emplear. En este caso, dicho control se efectuará sobre una documentación que incluirá, al
menos los siguientes puntos :
- Composición de las dosificaciones del hormigón que se va a emplear en la obra.
- Identificación de las materias primas del hormigón que se va a emplear en la obra.
- Copia del informe con los resultados del ensayo de determinación de la profundidad de
penetración de agua bajo presión, según UNE 83309:90, efectuado por un laboratorio
oficial u oficialmente acreditado.
- Materias primas y dosificaciones empleadas para la fabricación de las probetas
utilizadas para los ensayos anteriores.
Todos estos datos estarán a disposición de la Dirección de Obra.
Se rechazarán aquellos ensayos realizados con más de seis meses de antelación
sobre la fecha en la que se efectúa el control, o cuando se detecte que las materias primas o
las dosificaciones empleadas en los ensayos son diferentes de las declaradas para la obra por
el suministrador.
En el caso de hormigones fabricados en central de hormigón preparado, en posesión
de un Sello o Marca de Calidad en el sentido expuesto en el Artículo 81o, y siempre que se
incluya este ensayo como objeto de su sistema de calidad, se le eximirá de la realización de los
ensayos. En este caso, se presentará a la Dirección de Obra, previamente al inicio de ésta, la
documentación que permita el control documental, en los mismos términos que los indicados
anteriormente.
XV-7
85.3 Criterios de valoración
La valoración del control documental del ensayo de profundidad de penetración de
agua, se efectuará sobre un grupo de tres probetas de hormigón. Los resultados obtenidos,
conforme a UNE 83309:90 EX, se ordenarán de acuerdo con el siguiente criterio :
- las profundidades máximas de penetración: Z1 Z2 Z3 ? ?
- las profundidades medias de penetración: T1 T 2 T3 ? ?
El hormigón ensayado deberá cumplir simultáneamente las siguientes condiciones:
50 mm Z 65 mm
3
Z = Z + Z + Z 3
1 2 3
m ? ?
30 mm T 40 mm
3
T = T + T + T 3
1 2 3
m ? ?
Artículo 86º Ensayos previos del hormigón
Se realizarán en laboratorio antes de comenzar el hormigonado de la obra, de acuerdo
con lo prescrito en el Artículo 68o. Su objeto es establecer la dosificación que habrá de
emplearse, teniendo en cuenta los materiales disponibles y aditivos que se vayan a emplear y
las condiciones de ejecución previstas. En el mencionado Artículo 68º se señala, además, en
qué caso puede prescindirse de la realización de estos ensayos.
Para llevarlos a cabo, se fabricarán al menos cuatro series de probetas procedentes de
amasadas distintas, de dos probetas cada una para ensayo a los 28 días de edad, por cada
dosificación que se desee establecer, y se operará de acuerdo con los métodos de ensayo
UNE 83300:84, 83301:91, 83303:84 y 83304:84.
De los valores así obtenidos se deducirá el valor de la resistencia media en el
laboratorio fcm que deberá superar el valor exigido a la resistencia de proyecto con margen
suficiente para que sea razonable esperar que, con la dispersión que introduce la ejecución en
obra, la resistencia característica real de la obra sobrepase también a la de proyecto.
Artículo 87º Ensayos característicos del hormigón
Salvo en el caso de emplear hormigón procedente de central o de que se posea
experiencia previa con los mismos materiales y medios de ejecución, estos ensayos son
preceptivos en todos los casos y tienen por objeto comprobar, en general antes del comienzo
del hormigonado, que la resistencia característica real del hormigón que se va a colocar en la
obra no es inferior a la de proyecto.
Los ensayos se llevarán a cabo sobre probetas procedentes de seis amasadas
diferentes de hormigón, para cada tipo que vaya a emplearse, enmoldando dos probetas por
amasada, las cuales se ejecutarán, conservarán y romperán según los métodos de ensayo
UNE 83300:84, 83301:91, 83303:84 y 83304:84 a los 28 días de edad.
Con los resultados de las roturas se calculará el valor medio correspondiente a cada
amasada, obteniéndose la serie de seis resultados medios:
x1 x2 ..... x6 ? ? ?
El ensayo característico se considerará favorable si se verifica:
x1 + x2 - x3 f ck ?
XV-8
En cuyo caso se aceptará la dosificación y proceso de ejecución correspondientes.
En caso contrario no se aceptarán, introduciéndose las oportunas correcciones y
retrasándose el comienzo del hormigonado hasta que, como consecuencia de nuevos ensayos
característicos, se llegue al establecimiento de una dosificación y un proceso de fabricación
aceptable.
Artículo 88º Ensayos de control del hormigón
88.1 Generalidades
Estos ensayos son preceptivos en todos los casos y tienen por objeto comprobar, a lo
largo de la ejecución, que la resistencia característica del hormigón de la obra es igual o
superior a la de proyecto.
El control podrá realizarse según las siguientes modalidades.
Modalidad 1 - Control a nivel reducido
Modalidad 2 - Control al 100 por 100, cuando se conozca la resistencia de todas las
amasadas.
Modalidad 3 - Control estadístico del hormigón, cuando sólo se conozca la
resistencia de una fracción de las amasadas que se colocan.
Los ensayos se realizan sobre probetas fabricadas, conservadas, y rotas según UNE
83300:84, 83301:91, 83303:84 y 83304:84.
Para obras de edificación los ensayos de control del hormigón serán realizados por
laboratorios que cumplan lo establecido en el Real Decreto 1230/1989 de 13 de octubre de
1989 y disposiciones que lo desarrollan. Para el resto de las obras, los ensayos de control del
hormigón se realizarán preferentemente por dichos laboratorios.
88.2 Control a nivel reducido
En este nivel el control se realiza por medición de la consistencia del hormigón,
fabricado de acuerdo con dosificaciones tipo.
Con la frecuencia que se indique en el Pliego de Prescripciones Técnicas Particulares o
por la Dirección de Obra, y con no menos de cuatro determinaciones espaciadas a lo largo del
día, se realizará un ensayo de medida de la consistencia según UNE 83313:90.
De la realización de tales ensayos quedará en obra la correspondiente constancia
escrita, a través de los valores obtenidos y decisiones adoptadas en cada caso.
Este nivel de control sólo puede utilizarse para obras de ingeniería de pequeña
importancia, en edificios de viviendas de una o dos plantas con luces inferiores a 6,00 metros o
en elementos que trabajen a flexión de edificios de viviendas de hasta cuatro plantas, también
con luces inferiores a 6,00 metros. Además, deberá adoptarse un valor de la resistencia de
cálculo a compresión fcd no superior a 10 N/mm2.
No se permite la aplicación de este tipo de control para los hormigones sometidos a
clases de exposición III y IV, según 8.2.2.
88.3 Control al 100 por 100
Esta modalidad de control es de aplicación a cualquier obra. El control se realiza
determinando la resistencia de todas las amasadas componentes de la parte de obra sometida
a control y calculando, a partir de sus resultados, el valor de la resistencia característica real,
XV-9
según 39.1.
Para el conjunto de amasadas sometidas a control se verifica que fc,real = fest.
88.4 Control estadístico del hormigón
Esta modalidad de control es la de aplicación general a obras de hormigón en masa,
hormigón armado y hormigón pretensado.
A efectos de control, salvo excepción justificada, se dividirá la obra en partes sucesivas
denominadas lotes, inferiores cada una al menor de los límites señalados en la tabla 88.4.a. No
se mezclarán en un mismo lote elementos de tipología estructural distinta, es decir, que
pertenezcan a columnas distintas de la tabla. Todas las unidades de producto (amasadas) de
un mismo lote procederán del mismo Suministrador, estarán elaboradas con las mismas
materias primas y serán el resultado de la misma dosificación nominal.
En el caso de hormigones fabricados en central de hormigón preparado en posesión de
un Sello o Marca de Calidad, en el sentido expresado en el Artículo 81o, se podrán aumentar
los límites de la tabla 88.4.a al doble, siempre y cuando se den además las siguientes condiciones:
- Los resultados de control de producción están a disposición del Peticionario y
deberán ser satisfactorios. La Dirección de Obra revisará dicho punto y lo recogerá
en la documentación final de obra.
- El número mínimo de lotes que deberá muestrearse en obra será de tres,
correspondiendo, si es posible, a lotes relativos a los tres tipos de elementos
estructurales que figuran en la tabla 88.4.a.
- En el caso de que en algún lote la fest fuera menor que la resistencia característica
de proyecto, se pasará a realizar el control normal sin reducción de intensidad,
hasta que en cuatro lotes consecutivos se obtengan resultados satisfactorios.
Tabla 88.4.a.
Límites máximos para el establecimiento de los lotes de control
Límite superior
TIPO DE ELEMENTOS ESTRUCTURALES
Estructuras que
tienen elementos
comprimidos
(pilares, pilas, muros
portantes, pilotes,
etc.)
Estructuras que tienen
únicamente elementos
sometidos a flexión
(forjados de hormigón
con pilares metálicos,
tableros, muros de
contención, etc.)
Macizos (zapatas,
estribos de puente,
bloques, etc.)
Volumen de
hormigón 100 m3 100 m3 100 m3
Número de
amasadas (1) 50 50 100
Tiempo de
hormigonado 2 semanas 2 semanas 1 semana
Superficie
construida 500 m2 1.000 m2 ---
Número de
plantas 2 2 ---
(1) Este límite no es obligatorio en obras de edificación
XV-10
El control se realizará determinando la resistencia de N amasadas por lote (véase
definición de amasada en 30.2.) siendo:
Si fck ? 25 N/mm²: N ? 2
25 N/mm2 <> 35 N/mm2: N ? 6
Las tomas de muestras se realizarán al azar entre las amasadas de la obra sometida a
control. Cuando el lote abarque dos plantas, el hormigón de cada una de ellas deberá dar
origen, al menos, a una determinación.
Ordenados los resultados de las determinaciones de resistencia de las N amasadas
controladas en la forma:
x1 x2 ...... xm ...... xN ? ? ? ? ?
Se define como resistencia característica estimada, en este nivel, la que cumple las
siguientes expresiones:
Si N <6; f est = KN .x1
Si - x K .x
m-1
N 6; f = 2 x +x +...+ x m N 1
1 2 m-1
est ? ?
donde:
KN Coeficiente dado en la tabla 88.4.b en función de N y clase de instalación en que se
fabrique el hormigón.
x1 Resistencia de la amasada de menor resistencia.
m N/2 si N es par.
m (N-1)/2 si N es impar.
En la tabla 88.4.b se realiza una clasificación de las instalaciones de fabricación del
hormigón en función del coeficiente de variación de la producción, el cual se define a partir del
valor del recorrido relativo r de los valores de resistencia de las amasadas controladas de cada
lote. La forma de operar es la siguiente:
- Al comienzo de la obra se acepta la clasificación (A, B ó C) que proponga el
Suministrador, la cual conocerá a través de sus resultados de control de producción.
- Para establecer el valor de KN del lote se determina el recorrido relativo de las
resistencias obtenidas en las N amasadas controladas en él, el cual debe ser inferior al
recorrido relativo máximo especificado para esta clase de instalación. Si esto se cumple,
se aplica el coeficiente KN correspondiente.
- Si en algún lote se detecta un valor del recorrido relativo superior al máximo establecido
para esta clase de instalación, ésta cambia su clasificación a la que corresponda al
valor máximo establecido para r. Por tanto, se utilizará para la estimación el KN de la
nueva columna, tanto para ese lote como para los siguientes. Si en sucesivos lotes
tampoco se cumpliese el recorrido relativo de la columna correspondiente a la nueva
clasificación de la instalación, se procedería de igual forma, aplicando el coeficiente KN
del nivel correspondiente.
- Para aplicar el KN correspondiente al nivel inmediatamente anterior (de menor
XV-11
dispersión) será necesario haber obtenido resultados del recorrido relativo inferior o
igual al máximo de la tabla en cinco lotes consecutivos, pudiéndose aplicar al quinto
resultado y a los siguientes ya el nuevo coeficiente KN.
Tabla 88.4.b.
Valores de KN
HORMIGONES FABRICADOS EN CENTRAL
CLASE A CLASE B CLASE C
KN
N
Recorrido
relativo
máximo, r Con Sello o
Marca de
Calidad
Sin Sello o
Marca de
Calidad
Recorrido
relativo
máximo, r
KN
Recorrido
relativo
máximo, r
KN
OTROS
CASOS
2 0,29 0,93 0,90 0,40 0,85 0,50 0,81 0,75
3 0,31 0,95 0,92 0,46 0,88 0,57 0,85 0,80
4 0,34 0,97 0,94 0,49 0,90 0,61 0,88 0,84
5 0,36 0,98 0,95 0,53 0,92 0,66 0,90 0,87
6 0,38 0,99 0,96 0,55 0,94 0,68 0,92 0,89
7 0,39 1,00 0,97 0,57 0,95 0,71 0,93 0,91
8 0,40 1,00 0,97 0,59 0,96 0,73 0,95 0,93
Las plantas se clasifican de acuerdo con lo siguiente:
- La clase A se corresponde con instalaciones con un valor del coeficiente de
variación d comprendido entre 0,08 y 0,13.
- La clase B se corresponde con instalaciones con un valor del coeficiente de
variación d comprendido entre 0,13 y 0,16.
- La clase C se corresponde con instalaciones con un valor del coeficiente de
variación d comprendido entre 0,16 y 0,20.
- Otros casos incluye las hormigoneras con un valor del coeficiente de variación d
comprendido entre 0,20 y 0,25.
88.5 Decisiones derivadas del control de resistencia
Cuando en un lote de obra sometida a control de resistencia, sea fest ? fck tal lote se
aceptará.
Si resultase fest < fck, a falta de una explícita previsión del caso en el Pliego de
Prescripciones Técnicas Particulares de la obra y sin perjuicio de las sanciones contractuales
previstas (ver 4.4), se procederá como sigue:
a) Si fest ? 0,9 fck, el lote se aceptará.
b) Si fest < 0,9 fck, se procederá a realizar, por decisión de la Dirección de Obra o a
petición de cualquiera de las partes, los estudios y ensayos que procedan de entre
los detallados seguidamente; en cuyo caso la base de juicio se trasladará al
resultado de estos últimos.
- Estudio de la seguridad de los elementos que componen el lote, en función de
XV-12
la fest deducida de los ensayos de control, para estimar la variación del
coeficiente de seguridad respecto del previsto en el Proyecto.
- Ensayos de información complementaria para estimar la resistencia del
hormigón puesto en obra, de acuerdo con lo especificado en el Artículo 89o, y
realizando en su caso un estudio análogo al mencionado en el párrafo anterior,
basado en los nuevos valores de resistencia obtenidos.
- Ensayos de puesta en carga (prueba de carga), de acuerdo con 99.2. La carga
de ensayo podrá exceder el valor característico de la carga tenida en cuenta en
el cálculo.
En función de los estudios y ensayos ordenados por la Dirección de Obra y con la
información adicional que el Constructor pueda aportar a su costa, aquél decidirá si los
elementos que componen el lote se aceptan, refuerzan o demuelen, habida cuenta también de
los requisitos referentes a la durabilidad y a los Estados Límite de Servicio.
Antes de tomar la decisión de aceptar, reforzar o demoler, la Dirección de Obra podrá
consultar con el Proyectista y con Organismos especializados.
Artículo 89º. Ensayos de información complementaria del hormigón
Estos ensayos sólo son preceptivos en los casos previstos por esta Instrucción en los
Artículos 72o y 75o y en 88.5, o cuando así lo indique el Pliego de Prescripciones Técnicas
Particulares. Su objeto es estimar la resistencia del hormigón de una parte determinada de la
obra, a una cierta edad o tras un curado en condiciones análogas a las de la obra.
Los ensayos de información del hormigón pueden consistir en:
a) La fabricación y rotura de probetas, en forma análoga a la indicada para los ensayos de
control (ver Artículo 88o), pero conservando las probetas no en condiciones normalizadas,
sino en las que sean lo más parecidas posible a aquéllas en las que se encuentra
el hormigón cuya resistencia se pretende estimar.
b) La rotura de probetas testigo extraídas del hormigón endurecido (método de ensayo
según UNE 83302:84, 83303:84 y 83304:84). Esta forma de ensayo no deberá
realizarse cuando dicha extracción afecte de un modo sensible a la capacidad
resistente del elemento en estudio, hasta el punto de resultar un riesgo inaceptable. En
estos casos puede estudiarse la posibilidad de realizar el apeo del elemento,
previamente a la extracción.
c) El empleo de métodos no destructivos fiables, como complemento de los anteriormente
descritos y debidamente correlacionados con los mismos.
La Dirección de Obra juzgará en cada caso los resultados, teniendo en cuenta que para
la obtención de resultados fiables la realización, siempre delicada de estos ensayos, deberá
estar a cargo de personal especializado.
Artículo 90º Control de la calidad del acero
90.1 Generalidades
Se establecen los siguientes niveles para controlar la calidad del acero:
- Control a nivel reducido.
- Control a nivel normal.
XV-13
En obras de hormigón pretensado sólo podrá emplearse el nivel de control normal,
tanto para las armaduras activas como para las pasivas.
A los efectos del control del acero, se denomina partida al material de la misma clase
de acero (aunque de varios diámetros) suministrado de una vez. Lote es la subdivisión que se
realiza de una partida, o del material existente en obra o taller en un momento dado, y que se
juzga a efectos de control de forma indivisible.
No podrán utilizarse partidas de acero que no lleguen acompañadas del certificado de
garantía del fabricante, firmado por persona física, según lo prescrito en los Artículos 31º y 32º.
El control planteado debe realizarse previamente al hormigonado, en aquellos casos en
que el acero no esté certificado,(Artículo 31º o 32º, en su caso), de tal forma que todas las
partidas que se coloquen en obra deben estar previamente clasificadas. En el caso de aceros
certificados, el control debe realizarse antes de la puesta en servicio de la estructura.
90.2 Control a nivel reducido
Este nivel de control, que sólo será aplicable para armaduras pasivas, se contempla en
aquellos casos en los que el consumo de acero de la obra es muy reducido o cuando existen
dificultades para realizar ensayos completos sobre el material.
En estos casos, el acero a utilizar estará certificado (Artículo 31º o 32º, en su caso) y se
utilizará como resistencia de cálculo el valor (ver 38.3):
? s
yk f
0,75
El control consiste en comprobar, sobre cada diámetro:
- Que la sección equivalente cumple lo especificado en 31.1, realizándose dos
comprobaciones por cada partida de material suministrado a obra.
- Que no se formen grietas o fisuras en las zonas de doblado y ganchos de anclaje,
mediante inspección en obra.
90.3 Control a nivel normal
Este nivel de control se aplica a todas las armaduras, tanto activas como pasivas,
distinguiéndose los casos indicados en 90.3.1 y 90.3.2.
En el caso de las armaduras pasivas, todo el acero de la misma designación que
entregue un mismo suministrador se clasificará, según su diámetro, en serie fina (diámetros
inferiores o iguales a 10 mm), serie media (diámetros 12 a 25 mm) y serie gruesa (superior a 25
mm). En el caso de armaduras activas, el acero se clasificará según este mismo criterio,
aplicado al diámetro nominal de las armaduras.
90.3.1 Productos certificados
Para aquellos aceros que esten certificados (Artículo 31º o 32º, en su caso), los
ensayos de control no constituyen en este caso un control de recepción en sentido estricto,
sino un control externo complementario de la certificación, dada la gran responsabilidad
estructural del acero. Los resultados del control del acero deben ser conocidos antes de la
puesta en uso de la estructura.
A efectos de control, las armaduras se dividirán en lotes, correspondientes cada uno a
un mismo suministrador, designación y serie, y siendo su cantidad máxima de 40 toneladas o
fracción en el caso de armaduras pasivas, y 20 toneladas o fracción en el caso de armaduras
XV-14
activas.
Para la realización de este tipo de control se procederá de la siguiente manera:
- Se tomarán dos probetas por cada lote, para sobre ellas:
- Comprobar que la sección equivalente cumple lo especificado en 31.1
(armaduras pasivas) o Artículo 32º (armaduras activas), según sea el caso.
- En el caso de barras corrugadas comprobar que las características
geométricas de sus resaltos están comprendidas entre los límites admisibles
establecidos en el certificado específico de adherencia según 31.2.
- Realizar, después de enderezado, el ensayo de doblado-desdoblado
indicado en 31.2 y 31.3 (según el tipo de armadura pasiva), 32.3 (alambres
de pretensado) o el ensayo de doblado indicado en 32.4 (barras de
pretensado) según sea el caso.
- Se determinarán, al menos en dos ocasiones durante la realización de la obra,
el límite elástico, carga de rotura y alargamiento (en rotura, para las armaduras
pasivas; bajo carga máxima, para las activas) como mínimo en una probeta de
cada diámetro y tipo de acero empleado y suministrador según las UNE 7474-
1:92 y 7326:88 respectivamente. En el caso particular de las mallas electrosoldadas
se realizarán, como mínimo, dos ensayos por cada diámetro principal
empleado en cada una de las dos ocasiones; y dichos ensayos incluirán la
resistencia al arrancamiento del nudo soldado según UNE 36462:80.
- En el caso de existir empalmes por soldadura en armaduras pasivas, se
comprobará, de acuerdo con lo especificado en 90.4, la soldabilidad.
90.3.2 Productos no certificados
A efectos de control, las armaduras se dividirán en lotes, correspondientes cada uno a
un mismo suministrador, designación y serie, y siendo su cantidad máxima de 20 toneladas o
fracción en el caso de armaduras pasivas, y 10 toneladas o fracción en el caso de armaduras
activas.
En el caso de productos que no cumplan las condiciones incluidas en 90.3.1, se
procederá de la siguiente forma:
- Se tomarán dos probetas por cada lote, para sobre ellas:
- Comprobar que la sección equivalente cumple lo especificado en 31.1
(armaduras pasivas) o Artículo 32º (armaduras pasivas) según sea el
caso.
- En el caso de barras corrugadas, comprobar que las características
geométricas de sus resaltos están comprendidas entre los límites
admisibles establecidos en el certificado específico de adherencia según
31.2.
- Realizar, después de enderezado, el ensayo de doblado-desdoblado,
indicado en 31.2 y 31.3 (según el tipo de armadura pasiva), 32.3
(alambres de pretensado) o el ensayo de doblado indicado en 32.4
(barras de pretensado) según sea el caso.
- Se determinarán, al menos en dos ocasiones durante la realización de la obra,
el límite elástico, carga de rotura y alargamiento (en rotura, para las armaduras
pasivas; bajo carga máxima, para las activas) como mínimo en una probeta de
XV-15
cada diámetro y tipo de acero empleado y suministrador según las UNE 7474-
1:92 y 7326:88 respectivamente. En el caso particular de las mallas electrosoldadas,
se realizarán, como mínimo, dos ensayos por cada diámetro principal
empleado en cada una de las dos ocasiones; y dichos ensayos incluirán la
resistencia al arrancamiento del nudo soldado según UNE 36462:80.
- En el caso de existir empalmes por soldadura en armaduras pasivas se
comprobará la soldabilidad de acuerdo con lo especificado en 90.4.
En este caso los resultados del control del acero deben ser conocidos antes del
hormigonado de la parte de obra correspondiente.
90.4 Comprobación de la soldabilidad
En el caso de existir empalmes por soldadura, se deberá comprobar que el material
posee la composición química apta para la soldabilidad, de acuerdo con UNE 36068:94, así
como comprobar la aptitud del procedimiento de soldeo, de acuerdo con lo que sigue.
a) Soldadura a tope
Este ensayo se realizará sobre los diámetros máximo y mínimo que se vayan a soldar.
De cada diámetro se tomarán seis probetas consecutivas de una misma barra,
realizándose con tres los ensayos de tracción, y con las otras tres el ensayo de
doblado-desdoblado, procediéndose de la siguiente manera:
- Ensayo de tracción: De las tres primeras probetas consecutivas tomadas
para este ensayo, la central se ensayará soldada y las otras sin
soldadura, determinando su carga total de rotura. El valor obtenido para
la probeta soldada no presentará una disminución superior al 5 por 100
de la carga total de rotura media de las otras 2 probetas, ni será inferior
a la carga de rotura garantizada.
De la comprobación de los diagramas fuerza-alargamiento correspondientes
resultará que, para cualquier alargamiento, la fuerza
correspondiente a la barra soldada no será inferior al 95 por 100 del
valor obtenido del diagrama de la barra testigo del diagrama inferior.
La base de medida del extensómetro ha de ser, como mínimo, cuatro
veces la longitud de la oliva.
- Ensayo de doblado-desdoblado: Se realizará sobre tres probetas soldadas,
en la zona de afección del calor (HAZ) sobre el mandril de diámetro indicado
en la Tabla 31.2.b.
-
b) Soldadura por solapo
Este ensayo se realizará sobre la combinación de diámetros más gruesos a soldar, y
sobre la combinación de diámetro más fino y más grueso.
Se ejecutarán en cada caso tres uniones, realizándose el ensayo de tracción sobre
ellas. El resultado se considerará satisfactorio si, en todos los casos, la rotura ocurre
fuera de la zona de solapo o, en el caso de ocurrir en la zona soldada, no presenta una
baja del 10% en la carga de rotura con respecto a la media determinada sobre tres
probetas del diámetro más fino procedente de la misma barra que se haya utilizado
para obtener las probetas soldadas, y en ningún caso por debajo del valor nominal.
c) Soldadura en cruz
XV-16
Se utilizarán tres probetas, resultantes de la combinación del diámetro más grueso y del
diámetro más fino, ensayando a tracción los diámetros más finos. El resultado se
considerará satisfactorio si, en todos los casos la rotura no presenta una baja del 10%
en la carga de rotura con respecto a la media determinada sobre tres probetas de ese
diámetro, y procedentes de la misma barra que se haya utilizado para obtener las
probetas soldadas, y en ningún caso por debajo del valor nominal.
Asimismo se deberá comprobar, sobre otras tres probetas, la aptitud frente al ensayo
de arrancamiento de la cruz soldada, realizando la tracción sobre el diámetro más fino.
d) Otro tipo de soldaduras
En el caso de que existan otro tipo de empalmes o uniones resistentes soldadas
distintas de las anteriores, la Dirección de Obra deberá exigir que se realicen ensayos
de comprobación al soldeo para cada tipo, antes de admitir su utilización en obra.
90.5 Condiciones de aceptación o rechazo de los aceros
Según los resultados de ensayo obtenidos, la Dirección de Obra se ajustará a los
siguientes criterios de aceptación o rechazo que figuran a continuación. Otros criterios de
aceptación o rechazo, en casos particulares, se fijarán, en su caso, en el Pliego de
prescripciones Técnicas particulares o por la Dirección de Obra.
a) Control a nivel reducido
Comprobación de la sección equivalente: Si las dos comprobaciones que han sido
realizadas resultan satisfactorias, la partida quedará aceptada. Si las dos resultan no
satisfactorias, la partida será rechazada. Si se registra un sólo resultado no satisfactorio,
se comprobarán cuatro nuevas muestras correspondientes a la partida que se controla.
Si alguna de estas nuevas cuatro comprobaciones resulta no satisfactoria, la partida
será rechazada. En caso contrario, será aceptada.
Formación de grietas o fisuras en los ganchos de anclaje: La aparición de grietas o
fisuras en los ganchos de anclaje o zonas de doblado de cualquier barra, obligará a
rechazar toda la partida a la que corresponda la misma.
b) Control a nivel normal
Se procederá de la misma forma tanto para aceros certificados como no certificados.
- Comprobación de la sección equivalente: Se efectuará igual que en el caso de
control a nivel reducido.
- Características geométricas de los resaltos de las barras corrugadas: El
incumplimiento de los límites admisibles establecidos en el certificado especifico
de adherencia será condición suficiente para que se rechace el lote correspondiente.
- Ensayos de doblado-desdoblado: Si se produce algún fallo, se someterán a
ensayo cuatro nuevas probetas del lote correspondiente. Cualquier fallo
registrado en estos nuevos ensayos obligará a rechazar el lote correspondiente.
- Ensayos de tracción para determinar el limite elástico, la carga de rotura y el
alargamiento en rotura: Mientras los resultados de los ensayos sean satisfactorios,
se aceptarán las barras del diámetro correspondiente. Si se registra algún
fallo, todas las armaduras de ese mismo diámetro existentes en obra y las que
XV-17
posteriormente se reciban, serán clasificadas en lotes correspondientes a las
diferentes partidas suministradas, sin que cada lote exceda de las 20 toneladas
para las armaduras pasivas y 10 toneladas para las armaduras activas. Cada
lote será controlado mediante ensayos sobre dos probetas. Si los resultados de
ambos ensayos son satisfactorios, el lote será aceptado. Si los dos resultados
fuesen no satisfactorios, el lote será rechazado, y si solamente uno de ellos
resulta no satisfactorio, se efectuará un nuevo ensayo completo de todas las
características mecánicas que deben comprobarse sobre 16 probetas. El
resultado se considerará satisfactorio si la media aritmética de los dos
resultados más bajos obtenidos supera el valor garantizado y todos los
resultados superan el 95% de dicho valor. En caso contrario el lote será rechazado.
- Ensayos de soldeo: En caso de registrarse algún fallo en el control del soldeo
en obra, se interrumpirán las operaciones de soldadura y se procederá a una
revisión completa de todo el proceso.
Artículo 91º Control de dispositivos de anclaje y empalme de las armaduras
postesas
Los dispositivos de anclaje y empalme de las armaduras postesas deberán recibirse en
obra acompañados por un Certificado expedido por un Laboratorio especializado
independiente del fabricante donde se acredite que cumplen las condiciones especificadas en
el Artículo 34º.
Cumplido este requisito, el control en obra se limitará a una comprobación de las
características aparentes, tales como dimensiones e intercambiabilidad de las piezas, ausencia
de fisuras o rebabas que supongan defectos en el proceso de fabricación, etc. De forma
especial debe observarse el estado de las superficies que cumplan la función de retención de
los tendones (dentado, rosca, etc.), y de las que deben deslizar entre sí durante el proceso de
penetración de la cuña.
El número de elementos sometidos a control será el mayor de los valores siguientes:
- Seis por cada partida recibida en obra.
- El 5% de los que hayan de cumplir una función similar en el pretensado de cada
pieza o parte de obra.
Cuando las circunstancias hagan prever que la duración o condiciones de almacenamiento
puedan haber afectado al estado de las superficies antes indicadas, deberá
comprobarse nuevamente su estado antes de su utilización.
Artículo 92º Control de las vainas y accesorios para armaduras de pretensado
Las vainas y accesorios deberán recibirse en obra acompañadas por un certificado de
garantía del Fabricante firmado por persona física donde se garantice que cumplen las
condiciones especificadas en el Artículo 35º, y de la documentación técnica que indique las
condiciones de utilización.
Cumplido este requisito, el control en obra se limitará a una comprobación de las
características aparentes, tales como dimensiones, rigidez al aplastamiento de las vainas,
ausencia de abolladuras, ausencia de fisuras o perforaciones que hagan peligrar la
estanquidad de éstas, etc.
En particular, deberá comprobarse que al curvar las vainas, de acuerdo con los radios
con que vayan a utilizarse en obra, no se produzcan deformaciones locales apreciables, ni
XV-18
roturas que puedan afectar a la estanquidad de las vainas.
Se recomienda, asimismo, comprobar la estanquidad y resistencia al aplastamiento y
golpes, de las vainas y piezas de unión, boquillas de inyección, trompetas de empalme, etc., en
función de las condiciones en que hayan de ser utilizadas.
En cuanto a los separadores, convendrá comprobar que no producirán acodalamientos
de las armaduras o dificultad importante al paso de la inyección.
En el caso de almacenamiento prolongado o en malas condiciones, deberá observarse
con cuidado si la oxidación de los elementos metálicos puede producir daños para la
estanquidad o de cualquier otro tipo.
Artículo 93º Control de los equipos de tesado
Los equipos de tesado deberán disponer al menos de dos instrumentos de medida
(manómetros, dinamómetros, etc.) para poder comprobar los esfuerzos que se introduzcan en
las armaduras activas.
Antes de comenzar las operaciones de tesado, en cada obra, se comprobará la
correlación existente entre las lecturas de ambos instrumentos para diversos escalones de
tensión.
El equipo de tesado deberá contrastarse en obra, mediante un dispositivo de tarado
independiente de él, en los siguientes casos:
- Antes de utilizarlo por primera vez.
- Siempre que se observen anomalías entre las lecturas de los dos instrumentos propios
del equipo.
- Cuando los alargamientos obtenidos en las armaduras discrepen de los previstos en
cuantía superior a la especificada en el Artículo 67º.
- Cuando en el momento de tesar hayan transcurrido más de dos semanas desde la
última contrastación.
- Cuando se hayan efectuado más de cien utilizaciones.
- Cuando el equipo haya sufrido algún golpe o esfuerzo anormal.
Los dispositivos de tarado deberán ser contrastados, al menos una vez al año, por un
laboratorio especializado independiente del Constructor o Fabricante.
Artículo 94º Control de los productos de inyección
Los requisitos que habrán de cumplir los productos de inyección serán los que figuran
en el Artículo 36º.
Si los materiales, cemento y agua, utilizados en la preparación del producto de
inyección son de distinto tipo o categoría que los empleados en la fabricación del hormigón de
la obra, deberán ser necesariamente sometidos a los ensayos que se indican en el Artículo 81º.
En cuanto a la composición de los aditivos, antes de comenzar la obra se comprobará
en todos los casos, mediante los oportunos ensayos de laboratorio, el efecto que el aditivo que
se piensa emplear en la obra produce en las características de calidad de la lechada o mortero,
de manera que se cumplan las especificaciones de 29.1. Se habrán de tener en cuenta las
condiciones particulares de la obra en cuanto a temperatura para prevenir, si fuese necesario,
la necesidad de que el aditivo tenga propiedades aireantes.

Solicitar más información
Compártalo en su red social:

0 comentarios:

Publicar un comentario